Comunicados de prensa

05-nov-2009

BID lanza proceso para limitar impacto climático en los proyectos que financia

Directivas para centrales eléctricas alimentadas a carbón son las primeras de una serie que incluirá a las industrias de manufactura, agricultura, petróleo y gas

El Banco Interamericano de Desarrollo ha comenzado un proceso sin precedentes para limitar las emisiones de gases de efecto invernadero en los proyectos que financia, estableciendo directivas referidas a las centrales eléctricas alimentadas a carbón.

Las nuevas directivas son las primeras de una serie que establecerá límites precisos a los impactos climáticos permisibles en los proyectos financiados por el BID, en áreas que incluyen a las industrias de la manufactura, la agricultura, el petróleo y el gas. 

“En vez de simplemente compensar a los proyectos que tienen altas emisiones, mediante el financiamiento de proyectos de energía renovable, nuestro objetivo es reducir sistemáticamente el impacto climático en todos nuestros proyectos”, dijo el presidente del BID, Luis Alberto Moreno.

En el caso de las plantas eléctricas alimentadas a carbón, el BID solo financiará proyectos que usen las mejores tecnologías que se encuentren actualmente disponibles, para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GHG, según sus siglas en inglés), y otros agentes contaminantes. Estas tecnologías son a la larga más eficientes en la conversión de carbón en energía, de modo que en el curso de la vida de una instalación termoeléctrica rinden beneficios tanto económicos como ambientales.

Específicamente, el BID no financiará lo que es conocido como centrales de energía eléctrica de “carbón pulverizado sub-crítico”, debido a la baja eficiencia de esta tecnología y los mayores niveles de emisiones de carbono que produce.  Las nuevas directivas también prohíben el financiamiento del Banco a las centrales que usen una tecnología conocida como “combustión en lecho fluido circulante”, a menos que esas centrales alcancen un umbral de por lo menos 36 por ciento de eficiencia neta en convertir combustible en energía.

“Nuestro objetivo es ayudar a que nuestros países miembros nos se comprometan a usar tecnologías ineficientes que aumentará el costo de la generación eléctrica a lo largo de la vida del proyecto, y que incrementarán innecesariamente las emisiones de gases de efecto invernadero”, dijo Janine Ferretti, jefa de la Unidad de Salvaguardas Ambientales del BID. “Creemos que el BID es un socio ideal para ayudar a los gobiernos a encontrar maneras de financiar los costos de una tecnología más limpia”. 

El Banco eligió adoptar umbrales específicos de emisiones —en lugar de un parámetro más general— para proveer claridad y ofrecer un criterio transparente a gobiernos e inversionistas que buscan financiamiento del BID. Ferretti explicó que estos umbrales probablemente se incrementen en la medida en que nuevas tecnologías lleguen al mercado que permitirán que todos los tipos de plantas de energía eléctrica operen con menores impactos climáticos.

“Queremos aplicar pautas y criterios consistentes cuando estudiamos los impactos de los proyectos financiados por el Banco, para asegurar que todos estos proyectos sean responsables desde el punto de vista climático”, dijo Ferretti, agregando que próximamente el Banco culminará una revisión del riesgo climático en sus operaciones y también desarrollará otras guías destinadas a varios sectores.

Más información

Janine Ferretti
Jefa de la Unidad de Salvaguardas Ambientales del BID
janinef@iadb.org

Contacto de prensa

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.