Artículos

18-jul-2005

Acuerdos de disputas comerciales

Acuerdo de disputa comercial intergubernamental: Enfoques multilaterales y regionales, un nuevo libro publicado conjuntamente por Cameron May de Londres y el INTAL del BID, vincula actuales disputas y negociaciones comerciales en curso.

El seguimiento de acuerdos comerciales internacionales, regionales y bilaterales y un estudio comparativo de sus respectivas fortalezas y debilidades, son algunas características peculiares incluidas en Acuerdo de disputa comercial intergubernamental: Enfoques multilaterales y regionales , un nuevo libro publicado conjuntamente por Cameron May de Londres y el INTAL del BID.

El coeditor Julio Lacarte, quien con un panel de colaboradores presentó la publicación en la sede principal del BID, señaló que el libro enlaza actuales disputas y negociaciones comerciales en curso, rescatando conclusiones y discutiendo prospectos para el futuro, en particular el acuerdo hemisférico conocido como el Tratado de Libre Comercio de las Américas (TLCA).

El libro es un compendio de los estudios presentados en la conferencia sobre acuerdos de disputas comerciales internacionales, llevada a cabo en 2004 con el auspicio de la Iniciativa Especial de Comercio e Integración del BID. La publicación ha sido publicada en inglés y español para asegurar su amplia distribución globalmente, especialmente en América Latina, indicó Lacarte. Ninguna publicación disponible lo abarca todo en dos idiomas con un análisis comparativo, cubriendo toda América Latina, subrayó el autor.

Steve Charnovitz, un colaborador del libro, dio un resumen del capítulo escrito por él mismo y titulado Avances Recientes y Conocimientos sobre las Medidas de Cumplimiento de la OMC . Si un gobierno no cumple con la OMC, la organización puede suspender concesiones u otras obligaciones, pero los costos de tal medida pueden exceder los beneficios. La interrupción de las concesiones perjudica a ambas partes, incluyendo a “víctimas inocentes” como empresas privadas; por lo tanto, tal medida ha sido implementada sólo en cuatro de nueve ocasiones en las que ésta fue recomendada.

A pesar de que el sistema de la OMC para acordar disputas es el mejor, según Charnovitz, éste depende de la coerción económica y puede ser particularmente injusto para países chicos. Por ejemplo, ¿cómo puede Uruguay imponer sanciones a la Unión Europea? Se necesitan mejores instrumentos, sugiere el experto, tales como “conformidad estimulada” a través de educación, transparencia y formación de la capacidad.

Marcos Jank, presidente del Instituto Brasileño para Estudios en Comercio Internacional y Negociaciones y coautor del capítulo El mecanismo de acuerdo de disputas de la OMC en perspectiva: A desafiar los subsidios agrícolas que distorsionan el comercio , señala como los subsidios distorsionan el comercio, usando como ejemplo casos recientes en las industrias del algodón y el azúcar.

La apertura comercial, añade Jank, es la fuerza que impulsa los acuerdos comerciales. El arreglo de una disputa es importante para la apertura, pero requiere del cumplimiento y su factor predecible. La reforma de las reglas sería una mejor opción sobre la “explosión” de casos.

Debra Steger, Ejecutiva en Residencia de la Facultad de Leyes de la Universidad de Ottawa y ex Negociadora Senior para Canadá sobre acuerdos de disputas durante la Rueda Uruguay, escribió un capítulo sobre Acuerdo de Disputa bajo el Tratado de Libre Comercio Norteamericano (TLCN) . En dicho tratado, la autora explica que las partes involucradas en una disputa por lo general citan a la OMC, cuyos fallos tienen un impacto más amplio y de mayor carácter obligatorio en términos legales. Por lo tanto, sólo tres quejas han sido archivadas con el TLCN, pero 30 con la OMC (16 de ellas relacionadas con derechos protectores contra la importación a precios arbitrarios o derecho compensatorio).

Al hacer una revisión de los tres mecanismos de disputa principales del TLCN, Steger subrayó que el TLCN permite quejas privadas mientras la OMC sólo permite diputas de país a país. Sin embargo, la selección de panelistas ha sido un problema en los sistemas del TLCN y es necesario un mecanismo apelante. Más aún, los paneles del TLCN no son tratados con el debido respeto, especialmente en los Estados Unidos.

El especialista del BID, Jaime Granados, quien coeditó el libro, resumió las principales conclusiones de la reunión. Los mecanismos de acuerdo de disputa son un factor exitoso en el comercio e inversión, indica él, sin embargo no es el único.

Además existe una relación directa entre la profundidad de los acuerdos internacionales y los sistemas de acuerdo para disputas. Una integración más profunda, señala Granados, conlleva a acuerdos de disputas a través de un sistema judicial, un “sistema supranacional de una corte en pleno”. Sin embargo, la proliferación de los tratados comerciales aumenta el riesgo de fragmentar el comercio y los acuerdos de disputas, conocidos como “spaghetti bowl”, aunque no existe evidencia de que esto realmente haya ocurrido. Se necesita regulación y coordinación internacional.

Los expertos concluyeron que los mecanismos de acuerdo de disputas pueden ser usados para influir sobre las negociaciones comerciales y viceversa, pero no deben delinear las reglas del juego, que más bien es lo que deberían hacer las negociaciones. Los países en desarrollo necesitan más apoyo, especialmente los países chicos.

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.