Ir al proyecto
Saltar Navegación Global
BID Portada >
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir
{{menuBox1Holder}}

Uruguay

Uruguay
1.935

adolescentes participan en programas de inclusión educativa

75

SOCATs financiados en todo el país

70

centros de salud con mecanismos de contacto temprano

{{menuBox2Holder}}

Mejoras en la salud y la educación abren puertas a los niños vulnerables

Niños y jóvenes de escasos recursos aumentan sus expectativas de una mejor calidad de vida con el apoyo de un programa financiado por el BID que ayuda a expandir el acceso a los servicios de salud, educación y seguridad social para las familias de bajos ingresos.

“Antes, estudiar no era uno de mis objetivos”, dice Daniel Montes de Oca, un alumno de 18 años del Programa Puente. “Ahora, en cambio, el estudio me da una nueva oportunidad. Me ayudará a ser alguien”.

“Lo más importante es querer a los alumnos y poder conectarse con ellos”, comenta Miguel Alario, profesor de electrónica del Programa de Capacitación Profesional Básica para la Comunidad. “Ser un buen maestro no es suficiente”.

El Programa de Apoyo a la Estrategia Nacional para la Infancia y la Adolescencia se financia con un préstamo del BID de US$40 millones aprobado en 2010. Esta es la primera operación de la línea de crédito condicional de US$200 millones para proyectos de inversión de apoyo a la Estrategia Nacional para la Infancia y la Adolescencia (ENIA) de Uruguay, que el Banco aprobó en 2008.

Apoyo para los jóvenes vulnerables

Las tasas de pobreza en Uruguay son más altas entre la población de jóvenes. En 2009, aproximadamente el 40 por ciento de los niños menores de 14 años vivían en viviendas precarias, en comparación con el 8,4 por ciento de los adultos mayores de 65 años. La falta de oportunidades educativas y de atención de la salud durante los años de formación de estos niños constituye una desventaja para su futuro.

En el grupo de niños de entre 0 y 3 años, los riesgos principales son retrasos en el desarrollo, deficiencias en la alimentación y otros problemas de salud. Por ejemplo, la incidencia de nacimientos prematuros en 2007 fue de 9,3 por ciento, y el 8,3 por ciento de los recién nacidos pesó menos de 2,5 kg al nacer. Los niños que nacieron en instituciones públicas experimentaron el 114 por ciento más de problemas relacionados con retrasos en el crecimiento que aquellos que nacieron en centros de salud privados.

El retraso en el crecimiento genera dificultades de aprendizaje. En el grupo de entre 4 y 12 años, aproximadamente la quinta parte de los niños de vecindarios pobres tienen problemas de asistencia a clase, en comparación con el 4,2 por ciento de los niños que viven en condiciones favorables. En el grupo de entre 13 y 18 años, el problema más importante es completar el período de 12 años de educación primaria y secundaria. Solo se gradúan cuatro de cada diez alumnos que ingresan a la escuela secundaria.

El gobierno uruguayo aborda estos problemas por medio del Plan de Equidad (que ahora forma parte de la Reforma Social del país), que se aprobó en 2007 como el marco estratégico para la política social. Entre los objetivos del plan se encuentran la reorganización del sistema de red de seguridad social de los programas y las políticas universales, y el establecimiento de una nueva red de integración y asistencia social para abordar problemas de vulnerabilidad. La Estrategia Nacional para la Infancia y la Adolescencia (ENIA) del país apoya estos objetivos mediante la provisión de apoyo dirigido a las familias de todos los niños y adolescentes uruguayos. Dentro del marco político de ENIA, el Comité de Coordinación Estratégica para Niños, Adolescentes y Jóvenes del gobierno validó el Plan de Acción de ENIA para el período entre 2010 y 2015, que apuntala el programa actual financiado por el BID.

Resumen del programa

El Programa de Apoyo a la Estrategia Nacional para la Infancia y la Adolescencia apoya el Plan de Acción de ENIA para el período entre 2010 y 2015 mediante la promoción de mejoras en las condiciones de vida de niños, adolescentes y sus familias, especialmente de aquellos que viven en la pobreza. Acortando gradualmente las brechas en la calidad y el acceso a los servicios de la red de salud, educación y seguridad social, el programa crea una mayor igualdad de oportunidades en el desarrollo de niños y adolescentes. El Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) es el encargado de llevar a cabo el programa.

El enfoque principal del programa es la articulación de acciones a nivel de la comunidad por medio de los Servicios de Orientación, Consulta y Articulación Territorial (SOCAT), que aprovechan los recursos existentes y apoyan acciones innovadoras desarrolladas de manera conjunta con otras instituciones públicas responsables de crear políticas sociales para la primera infancia.

El programa financia acciones orientadas a los recién nacidos y los niños, entre las que se incluye la detección temprana del embarazo, a fin de garantizar que las madres realicen los controles prenatales adecuados y de fortalecer la atención de la salud de mujeres embarazadas en áreas de pobreza. Además, se lleva a cabo un plan para fortalecer la supervisión y administración de centros para la primera infancia públicos y privados.

El apoyo a un sistema nacional de atención de la salud para la primera infancia incluye la capacitación de maestros en el puesto de trabajo, la creación de unidades móviles con equipamiento básico para los controles prenatales y el monitoreo de recién nacidos, la publicación de material de apoyo para el trabajo con mujeres embarazadas y recién nacidos, y servicios de consulta especializados para actualizar, fortalecer y consolidar iniciativas exitosas a nivel nacional.

Las acciones orientadas a los niños fueron diseñadas para aumentar la asistencia a clase y reducir el porcentaje de repetidores, así como también para garantizar la participación en actividades de atención de la salud en las escuelas. Con el propósito de alcanzar estos objetivos, el programa financia la compra de equipamiento para actividades de educación física, la capacitación de equipos intersectoriales responsables de la educación compensatoria, el apoyo educativo, la atención de la salud en las escuelas y la publicación de material.

La financiación para adolescentes está orientada a ayudar a los jóvenes en situación de riesgo a continuar asistiendo a la escuela, a pasar de la escuela primaria a la escuela secundaria sin dificultades y a aumentar la tasa de graduación de la educación secundaria en relación con la de la escuela primaria. También, pretende ayudar a fortalecer la atención de la salud de adolescentes en los consultorios médicos del sistema de salud pública y asistir a los jóvenes que viven en la calle y se encuentran en una situación de riesgo extrema. Entre las acciones se incluyen la compra de equipamiento para la renovación de centros de atención de la salud, la capacitación de equipos técnicos responsables de la atención de la salud y de los jóvenes de la calle, la contratación de organizaciones de la sociedad civil para la administración de aulas para la comunidad, y la publicación de material.

El programa también proporciona apoyo a MIDES y a otras instituciones participantes para la asistencia técnica, la capacitación y los servicios de consulta especializados a fin de fortalecer los vínculos que se necesitan a nivel político.

Las actividades diseñadas para generar conocimiento incluyen la optimización de los sistemas informáticos que se utilizan para supervisar y evaluar políticas y programas, el apoyo para la coordinación de iniciativas intersectoriales, la promoción de la transparencia, y el fortalecimiento de la supervisión social. Por otra parte, se financian servicios de consulta especializados y asistencia técnica para el diseño y la implementación de una estrategia de comunicación social que tenga como objetivo convertir a los niños y adolescentes en impulsores del desarrollo social, promover oportunidades para la expresión y la participación, proteger sus derechos, informar sobre los resultados de las acciones del programa, y apoyar el Plan de Acción de ENIA para el período entre 2010 y 2015.

Hacia el futuro

El programa aborda el desafío de profundizar los resultados obtenidos hasta el momento. Este desafío está relacionado principalmente con la implementación de intervenciones nuevas a nivel familiar para alcanzar los hogares más pobres, apoyar la consolidación de programas de inclusión dentro del sistema educativo y ayudar a los adolescentes en situaciones especiales de riesgo (víctimas de violencia, en conflicto con la ley, desamparados, etc.).

{{menuBox3Holder}}

Resultados

  • 75 SOCAT financiados en todo el país y programados para que comiencen a implementarse en 2012
  • Mecanismos especiales para el contacto temprano con mujeres embarazadas establecidos en 70 centros de atención de la salud
  • 1.935 adolescentes participan anualmente en programas de inclusión educativa

Video

 

Con el Profesor en Casa

En Uruguay, los maestros del Programa INFAMILIA se convierten en tutores para niños con necesidades especiales.

Con el Profesor en Casa
    Cargando

    Con el Profesor en Casa

    En Uruguay, los maestros del Programa INFAMILIA se convierten en tutores para niños con necesidades especiales
  • Con el Profesor en Casa (3:17) Video Icon

Fotos

 

Los maestros son la clave para motivar a los niños a permanecer en la escuela.

© 2019 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.