Saltar Navegación Global
BID Portada >
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir
{{menuBox1Holder}}

Nicaragua

Nicaragua
12.000

mujeres embarazadas o lactantes que reciben asesoramiento y chequeos de salud

82.000

niños recibieron servicios de desarrollo infantil temprano

5.000

partidas de nacimiento emitidas

{{menuBox2Holder}}

Programa de primera infancia sitúa a niños de comunidades rurales pobres en una posición aventajada

Unos 82.000 niños nicaragüenses recibieron servicios de desarrollo infantil temprano a travéz del Programa de Atención Integral a la Niñez Nicaragüense (PAININ) financiado por el BID, que está diseñado para mejorar el bienestar de los niños y los resultados escolares fomentando el desarrollo psicosocial, físico y cognitivo por medio de una mejor atención a la salud y a la nutrición, estimulación intelectual temprana y mejores prácticas de crianza. Por medio del programa, 52.200 familias han recibido servicios de asesoramiento en nutrición, higiene, salud reproductiva y buenas prácticas de crianza.

El PAININ cuenta con apoyo del BID desde 1996. Las etapas III y IV del programa, que el Banco aprobó en 2006 y 2010 respectivamente, estuvieron financiadas por un total de US$27,5 millones en préstamos del Fondo para Operaciones Especiales del Banco para asegurar la continuación ininterrumpida de este.

Apoyo focalizado

Nicaragua es el segundo país más pobre de la región: el 42,5 por ciento de su población está por debajo del nivel de pobreza, y el 14,6 por ciento vive en extrema pobreza. La alta prevalencia de embarazos a edad temprana o no deseados en las comunidades rurales y pobres de Nicaragua, combinada con el escaso acceso a los servicios de salud, han contribuido a altas tasas de mortalidad materna y neonatal, y a pesos bajos en los recién nacidos. Las desventajas con las que nacen muchos niños se agravan en los primeros años de vida debido a la mala nutrición y a las inadecuadas prácticas de crianza, que con frecuencia causan desnutrición, anemia y retrasos en el crecimiento y el desarrollo.

En Nicaragua y en el resto de la región, se ha demostrado que invertir en el cuidado de la primera infancia y en educación preescolar produce cambios importantes en el bienestar y mejora los resultados escolares. Además, los programas de cuidado de la primera infancia aumentan el contacto de los niños con el sistema de atención de la salud durante los primeros años de vida, que son críticos. El fortalecimiento de los beneficios de intervenciones tempranas requiere que no solo se expanda el acceso a ellas al acercarlas a las familias, sino que también se rompan las barreras culturales que impiden que las familias las utilicen.

Junto con el financiamiento que proporcionó para el PAININ en el transcurso de los últimos 16 años, el BID también dio apoyo a otras iniciativas de desarrollo de la primera infancia y la salud maternal en Nicaragua. Algunos ejemplos comprenden el financiamiento para la Red de Protección Social de Nicaragua (1999–2006), el Programa para Mejorar la Salud Materno-Infantil (2005–2009), el Programa para Mejorar la Salud Familiar y Comunitaria (2011–presente) y el Programa para Fortalecer el Ministerio de la Familia (MIFAMILIA, ahora MIFAN) para Llegar a Grupos Vulnerables (2005–2011).

Estos programas demostraron la necesidad de dirigirse principalmente a familias pobres y de proporcionar atención integral que incluya aspectos de salud, nutrición y desarrollo afectivo y cognitivo. Estos programas también mostraron la necesidad de fortalecer las instituciones responsables de su implementación a fin de asegurar que estas sean sostenibles, construyan capacidad local y logren sus objetivos.

El PAININ está ejecutado por el MIFAN, que atravesó un proceso de cambios que le permitió asumir una función de líderazgo en la implementación de la Política de Bienestar Social del gobierno.

Resumen del programa

El PAININ financia una serie integral de intervenciones en la primera infancia que promueven mejores prácticas de crianza y un mejor desarrollo psicosocial, cognitivo y físico de los niños de comunidades rurales y marginadas.

Las actividades están dirigidas a niños de hasta seis años y están diseñadas a mejorar el rendimiento escolar posterior y a quebrar la cadena de transmisión de pobreza entre las generaciones. El programa expande el cuidado de la primera infancia y la educación preescolar en comunidades rurales aisladas y remotas. El modelo pedagógico incluye la identificación de niños con necesidades especiales y alienta a los padres a que no usen castigos físicos. El modelo también integra expresiones artísticas tradicionales e indígenas (narración, música y juegos).

Los padres reciben asesoramiento y capacitación en grupo sobre como criar a los niños, cuidar su higiene y salud. Los niños reciben suplementos alimenticios a través de gránulos que contienen vitaminas esenciales y minerales, y a través de comidas ligeras que se proporcionan en los centros de atención infantil. El programa también incluye la compra de material de enseñanza, educación y recreación, el reemplazo de muebles y la renovación de instalaciones de educación temprana.

El financiamiento del BID apoya la capacitación en atención integral de la niñez para el personal municipal y para los trabajadores comunitarios. Por último, el programa apoya a los gobiernos locales en la emisión de partidas de nacimiento para los niños beneficiarios, ya que en muchas de las áreas, más del 20 por ciento de los niños menores de seis años no están registrados.

Sociedad con donantes

La operación del PAININ del BID complementa el trabajo de otros donantes, incluido el Banco Mundial, en su financiamiento para la educación primaria y secundaria. Durante la fase identificatoria de la operación, se celebraron reuniones con la Agencia Noruega de Cooperación para el Desarrollo, que ha brindado apoyo al PAININ en fases anteriores con el Banco Mundial, el Banco Centroamericano de Integración Económica, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional y la UNICEF.

Hacia el futuro

En la etapa IV, el programa mejorará aún más la infraestructura de los centros de atención infantil renovando pisos, techos y letrinas de aproximadamente 500 centros. Además, unos 6.000 educadores comunitarios participan en un nuevo ciclo de capacitación que refleja los estándares actualizados de la atención integrada. La nueva etapa del programa también fortalecerá los mecanismos institucionales para asegurar la integración de la red de bienestar entre los ministerios de salud, educación y familia, tanto en las localidades como el en centro. Se dará capacitación a 66 comités municipales de primera infancia, y los fondos otorgados les permitirán realizar una auditoría social del programa.

{{menuBox3Holder}}

Resultados

  • 12.000 mujeres embarazadas o lactantes que reciben consejería y chequeos de salud
  • 82.000 niños que recibieron servicios de desarrollo infantil temprano
  • 5.000 partidas de nacimiento emitidas
  • 1.099 centros de cuidado infantil recibieron mobiliario básico y materiales de enseñanza y aprendizaje
  • 52.200 familias recibieron servicios de asesoramiento en nutrición, higiene, salud reproductiva y buenas prácticas de crianza.

Vidéo

 

Con Amor se Crece Mejor

Con apoyo del BID, el Programa Amor ha provisto de educación preescolar y servicios de salud y nutrición a más de 80.000 niñas y niños nicaraguenses durante los últimos 15 años.

Con Amor se Crece Mejor
    Cargando

    Con Amor se Crece Mejor

    Con apoyo del BID, el Programa Amor ha provisto de educación preescolar y servicios de salud y nutrición a más de 80.000 niñas y niños nicaraguenses durante los últimos 15 años.
  • Con Amor se Crece Mejor (03:35) Video Icon

Fotos

 

Los niños de familias pobres participan en actividades diseñadas para estimular su desarrollo social, cognitivo y físico.

© 2019 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.