Ir al proyecto
Saltar Navegación Global
BID Portada >
Comment Tool Comenta
Comment Tool Comenta

Su comentario acerca de la página:






Share Tool Compartir
close Share Tool Compartir
{{menuBox1Holder}}

Nicaragua

Nicaragua
6

subestaciones modernizadas y con nuevo equipamiento de control

11

nuevos transformadores de potencia instalados y en funcionamiento

4.618

hogares beneficiados por un servicio de electricidad normalizado

{{menuBox2Holder}}

Programa de inversión aumenta confiabilidad del suministro de electricidad

Un amplio programa de inversión del BID, destinado a mejorar la confiabilidad del servicio de electricidad de Nicaragua y consolidar las reformas del país en el sector, contrató las obras para construir 181 kilómetros de líneas de transmisión, mejorar o expandir 34 subestaciones (SE), rehabilitar 100 megavatios de capacidad de generación hidroeléctrica y regularizar el servicio eléctrico para 16.000 personas de bajos ingresos, residentes de asentamientos irregulares.

"Para nosotros, el programa ha sido crucial en el mejoramiento de la confiabilidady la calidad de transmisión de energía para los consumidores que dependen de la electricidad en el lugar de trabajo y para cumplir el objetivo del gobierno de mejorar la calidad de vida de las personas más pobres del país", dice Estela Martínez, gerente de proyectos de la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica. "Actualmente la estrategia del gobierno es la participación del sector privado, el desarrollo de energía geotérmica, hidroeléctrica, eólica y proyectos de generación eléctrica".

El programa tiene el financiamiento de tres préstamos que suman US$92,9 millones; la mitad de este monto llega del Fondo para Operaciones Especiales del BID, y la otra mitad, de recursos del Capital Ordinario. Los préstamos son de US$32,7 millones aprobados en 2007, US$40,2 millones aprobados en 2008 y US$20 millones aprobados en 2009. El financiamiento proveniente de otras fuentes suman un total de US$45,8 millones, además de US$5,5 millones como contribución local. El costo total del programa es de US$144,2 millones.

Consolidación de las reformas

La estrategia del gobierno nicaragüense de aumentar la producción y la confiabilidad del servicio de energía eléctrica se basa en una estrategia establecida en 1978 que permite contratar productores de energía independientes. Antes, el Instituto Nicaragüense de Electricidad (INE) era responsable de la política, planificación y operación de todos los enlaces de la cadena de suministro de electricidad. El nuevo modelo separó estas funciones y estableció al INE como la entidad reguladora del sector y a la Comisión Nacional de Energía (CNE) como la encargada de formular políticas. La compañía nicaragüense de electricidad ENEL estaba compuesta por dos compañías de producción de energía, dos compañías de distribución, una compañía de transmisión y un Centro Nacional de Despacho de Carga (CNDC).

La gestión del modelo resultó difícil por varias razones, incluidas las acciones del gobierno que desafiaban la autoridad del INE. Era claro que el marco legal y regulatorio del sistema necesitaba fortalecerse, y que debían intensificarse los esfuerzos conjuntos con el sector privado. Un desafío especial lo constituían las pérdidas de energía por robos, que minaban las finanzas del sector y desalentaban la inversión a largo plazo.

En la búsqueda de soluciones para estos problemas, el gobierno pidió el apoyo del BID en varias áreas, que incluían las siguientes medidas a corto y a largo plazo:

  • Apoyo a las compañías de distribución para permitirles lograr que los usuarios de los vecindarios pobres cumplieran con las normativas
  • Desarrollo de un plan para instituir ajustes de precios regulares y una administración predecible de la regulación del sector
  • Mejora de las condiciones financieras del sector para aumentar la disposición del sector privado a fin de que realice inversiones nuevas en generación de energía (incluida la geotérmica)
  • Fomento de una cultura de eficiencia energética
  • Aprovechamiento de las oportunidades que el mercado regional eléctrico proporciona para desarrollar proyectos de suministro y así aumentar la competitividad del sector

El nuevo programa financiado por el BID y las operaciones de cooperación técnica asociadas ayudarán a generar las condiciones necesarias para asegurar que este proceso de reforma, que comenzó en 1998, alcance sostenibilidad a largo plazo.

Resumen del programa

El objetivo del programa es mejorar la cantidad, confiabilidad y calidad del suministro de energía requerido para el crecimiento económico de Nicaragua, promoviendo la coordinación entre los diversos accionistas por medio de inversiones en transmisión, transformación y rehabilitación de las plantas generadoras. El Ministerio de Energía y Minas (MEM), la Empresa Nacional de Transmisión (ENATREL) y la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEL) llevan a cabo el proyecto.

El primer componente, que comprende obras a corto plazo para mantener la confiabilidad de la red de transmisión y cumplir con el crecimiento inmediato de la demanda, recibe financiamiento de los tres préstamos del BID como parte del programa de inversiones de ENATREL para el período 2009–2014. Se incluye la construcción de un anillo occidental de 138 kilovatios, el suministro y ensamblado de transformadores de potencia en diferentes niveles de voltaje para aliviar la sobrecarga de corriente, el reemplazo de los transformadores que se encuentran en el límite de su vida útil y la modernización de equipos de interrupción y de control de las subestaciones. Además, el programa incluye la conversión de la línea de transmisión de 41 kilómetros entre las subestaciones San Ramón y Matiguás de 69 kilovatios a 138 kilovatios, la modernización del taller de transformadores de ENATREL, y la provisión de equipamiento de protección y control en las subestaciones. Las obras adicionales se financian con recursos del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Un segundo componente comprende la rehabilitación de las plantas de energía hidroeléctrica Centro América y Santa Bárbara. Con una capacidad nominal general de 100 MW, las plantas constituirán la fuente de generación más importante de energía eléctrica del país. Este componente se cofinancia con recursos del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Un tercer componente financia el servicio regular para usuarios informales en los vecindarios urbanos. El sector público trabaja con compañías de distribución privadas para reducir las pérdidas de energía, instalar equipamiento para proveer servicios de electricidad, y mejorar la cultura de pago en los asentamientos de bajos ingresos de Managua. Después de esta primera experiencia con iniciativas piloto, un mecanismo de replicación extenderá el programa a más áreas urbanas.

Los socios del BID

El BCIE y el BEI suplementan el financiamiento del BID con préstamos que suman US$45,8 millones. El BCIE cofinancia la restauración de las plantas de energía hidroeléctrica Centro América y Santa Bárbara, y financió los estudios de diseño del proyecto en su totalidad. El préstamo del EIB financia la modernización de la subestación Matagalpa, la construcción de una línea de 138 kilovátios entre San Rafael del Sur y Los Brasiles, y la construcción del anillo de transmisión de 230 kilovátios desde Masaya hasta San Benito, Los Brasiles y Tipitapa. Esta es la primera operación del BEI en Nicaragua y le da al BID una oportunidad para desempeñar un papel catalítico fundamental.

Se espera que, entre 2012 y 2014, el sistema nacional de transmisión incorpore la nueva infraestructura a medida que se complete. También se espera que durante 2012 los beneficiarios restantes de los servicios eléctricos normalizados se conviertan en parte del sistema de distribución regular, y que durante 2013 las plantas rehabilitadas entren en funcionamiento.

{{menuBox3Holder}}

Resultados

  • 6 subestaciones (SE) modernizadas y con nuevo equipamiento de control
  • 11 nuevos transformadores de potencia instalados y en funcionamiento
  • Línea de transmisión Anillo de Occidente completada
  • Modernización y equipamiento de subestaciones (SE)
  • Línea de 138 kV San Ramón - Matiguás completada
  • Taller de transformadores realizado
  • Modernización de la línea Acahualinca - SE Nagarote
  • Modernización de la subestación de 15 MVA
  • Línea de transmisión de 230 kV SE Los Brasiles - SE San Benito - SE Masaya completada
  • Línea de transmisión de 138 kV SE Los Brasiles - SE San Rafael del Sur completada
  • Ingeniería y sistemas de proyectos, y Centro Nacional de Despacho fortalecidos con software nuevo
  • Estudios de impacto ambiental completados para los proyectos Yalaguina-Ocotal, El Sauce y Estelí
  • 4.618 hogares beneficiados por un servicio de electricidad normalizado
  • Nuevo equipo en fabricación para las plantas de energía hidroeléctrica Centro América y Santa Bárbara

Fotos

 

La nueva infraestructura de transmisión mejora la cantidad, confiabilidad y calidad del suministro eléctrico del país.

© 2019 Banco Interamericano de Desarrollo - Derechos reservados.

¡Hola, Bienvenido al BID!

Te invitamos a unirte a nuestra lista de correo.